El Tenis Une a la Familia

Aunque terminaron inclinándose por el tenis, se puede decir que los hermanos Nicolás y Giovanni Lapentti Gómez estaban destinados a destacarse como deportistas, en cualquier campo.

Su padre, el prefecto del Guayas desde el año 1992 hasta 2009, Nicolás Lapentti Carrión, al principio de todo pensó que el elegido sería el basquetbol. De hecho esa era su mayor ilusión, porque ese fue el deporte en el que él descolló en su juventud. Es más, sus hijos lo han practicado, siempre con resultados bastante buenos.

Pero el enamoramiento con el tenis vino de practicar mucho un sencillo juego playero: la paleta – pelota. Esa paleta de madera, que Nicki maneja muy bien desde los dos años de edad, después la cambiaría por una raqueta para aprender y luego por una profesional. En cambio de Giovanni, el orgulloso papá cuenta que “nació con la raqueta en la mano”.
Lapentti padre ha reconocido que el deporte le dio la posibilidad de desarrollar una estupenda relación padre-hijo. Durante los años que vivió en Quito -cuando fue Diputado- no se perdía ningún partido de su Nico, que entonces integraba el equipo de fútbol de Quito, campeón del torneo intercantonal.

 

Los Inicios

Nicolás Lapentti, ya dedicado al deporte en si, ganó en dos ocasiones el torneo “Pedro Pablo Gómez”, que el tenista Andrés Gómez instauró en homenaje a su padre. El premio -para chicos de hasta 13 años- consistía en un mes de entrenamiento en los Estados Unidos.

Lo demás, ya son hitos que recoge la historia del glorioso tenis ecuatoriano: A los 13 años “Nico” fue a su primer circuito sudamericano que, aunque no ganó, le sirvió de experiencia y preparación para el año siguiente, cuando quedó número uno en dobles y número dos en singles. A los 15 años cumpliría el sueño de estar en la copa Davis, y a los 17, ya fue singlista.

 

La Suerte de Giovanni Lapentti


Giovanni tuvo la suerte de capitalizar la experiencia de su hermano Nico y la de sus padres. El tenía condiciones de cómo conducir su carrera. Nicola Padre ha contado en diversas ocaciones, que su hijo Giovanni apenas pudo caminar, ya tenía su raqueta y golpeaba todo lo que encontraba en su camino. Una de las anécdotas más escuchadas es aquella en donde cuenta que su hijo a los dos años y medio,  jugaba tenis imaginario, agarraba un cepillo de cabello como si fuese una raqueta y hacía todo un simulacro del juego: hacía el servicio, a veces fallaba el primero, jugaba la segunda bola, pegaba a la izquierda, a la derecha, entraba a la net, definía los puntos y, lo que más pedía a sus padres, que lo aplaudieran cuando él ganaba algún punto.

Todas las noches jugaba sus partidos imaginarios, porque veía a su hermano, siempre tuvo en mente que quería seguir esos pasos.

Nicolás papá ha confesado que cuando sus hijos no ganaban, se sentía “totalmente apagado”. El tenis, es un deporte de emociones fuertes; hay alegrías y tristezas, hay partidos que son claves, no solo los de finales. Sin embargo, toda la familia Lapentti manifiestan haber sido “realistas” y reconocer cuando un partido era muy duro, aunque nunca lo vieron como imposible. Todo cambiaba según el contrincante.

Una Familia Deportista

  • Nicolás padre fue un destacado jugador de baloncesto. Con su equipo de toda la vida, el Atlhetic Club, fue campeón del Ecuador.
  •  También fue varias veces seleccionado de Guayas y Ecuador.
  • En el Sudamericano de Lima, en 1963, fue designado para integrar el equipo ideal.
  •  La mamá de los Lapentti, María Cecilia Gómez, no se queda atrás en cuanto a logros. A finales del decenio de los 60 fue electa Miss Ecuador por su belleza e inteligencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *